Filtrar por

Afecciones

Ingredientes

Precio

  • 2,00 € - 24,00 €

Pelo, Piel y Uñas

Existe un gran número de plantas y flores que ayudan al cuidado del denominado sistema tegumentario: productos naturales para el cabello, la piel y las uñas, que nos ayudarán a reducir el envejecimiento, ayudar a cicatrizar y curar heridas, tener unas uñas perfectas o lucir un cabello sano y fuerte.

Mostrando 1-8 de 8 artículo(s)
Mostrando 1-8 de 8 artículo(s)

Filtros activos

Zinc

Precio 7,90 €

Aporta la cantidad diaria recomendada de este oligoelemento intracelular. El Zinc interviene en...

Información sobre Productos Naturales para el Pelo, la Piel y las Uñas.

Como sabemos la piel es el órgano más grande del cuerpo humano, su principal función es actuar como barrera protectora frente al medio externo al tiempo que ejerce una función termorreguladora, es decir, el mantenimiento del equilibrio de la temperatura corporal. La piel es especialmente sensible al estar permanentemente expuesta a los agentes externos como los rayos solares o la contaminación ambiental que pueden alterar su función protectora. Cuidar nuestra piel puede ayudarnos a evitar la aparición de trastornos tan comunes como el acné, los eccemas, la dermatitis o las infecciones.
Consideramos el pelo como una parte de nuestro cuerpo únicamente estética, pero también ejerce una destacada función de protección del cuero cabelludo de los rayos solares y del frío. A todos nos gusta tener un pelo sano y brillante, por lo que no debemos de descuidar las atenciones que le damos, cuidándolo desde fuera y desde dentro. Además, los cambios en nuestro pelo nos pueden hacer sospechar que algo no va bien, si de repente empieza a caerse puede existir un problema de fondo como un desequilibrio hormonal que tendríamos que consultar con un especialista.
Nuestras emociones también tienen su reflejo en la piel que puede verse apagada, seca o aparecer granitos o eccema, como puede ocurrir si estamos pasando por una época de estrés o nerviosismo, lo mismo ocurre con el cabello que puede verse debilitado y con tendencia a caer.

NUESTROS CONSEJOS

  • Protege tu piel de los rayos ultravioletas utilizando un protector solar adecuado, no solo en verano o en la playa, sino siempre que te expongas al sol, una exposición solar excesiva es causa de quemaduras, sequedad, envejecimiento prematuro, e incluso de cáncer de piel. En cuanto al pelo, si vas a permanecer mucho tiempo al sol es recomendable que utilices un sombrero.
  • Mantén una correcta higiene corporal, evitando los champús y jabones agresivos que pueden provocar irritación o reacciones alérgicas, es mejor utilizar productos naturales que respeten el ph natural de tu piel. Limpia tu piel y tu cabello suavemente, no es necesario ni frotar ni apretar. No abuses de las fuentes de calor directo como secadores o planchas que pueden dañar las fibras capilares y debilitar tu cabello.
  • Cepilla tu cabello con cuidado, un cepillado correcto estimula la circulación de la sangre y favorece la oxigenación de las células. Suplementos como la biotina favorecen la regeneración celular y pueden ayudarte a fortalecer el cabello debilitado y las uñas frágiles y quebradizas.
  • Bebe suficiente agua, no esperes a sentir sed, los síntomas de la deshidratación se hacen especialmente visibles en la piel con la aparición de sequedad, flacidez y arrugas, y en el cabello que perderá fuerza y brillo.
  • Come sano, variada y equilibradamente, la dieta es fundamental para que tanto la piel como el cabello y las uñas obtengan los nutrientes que necesitan para mantenerse en buen estado, puedes complementar tu alimentación con suplementos como el germen de trigo o la levadura de cerveza, muy fáciles de añadir a la dieta diaria de toda la familia y que aportan un excelente valor nutritivo, te ayudarán a recuperar el brillo y la vitalidad de tu cabello, unas uñas fuertes y la elasticidad de la piel.
  • Evita tóxicos como el tabaco y el alcohol, no solo son nocivos para tu salud, sino que hacen que la piel se vea más opaca, favorecen la obstrucción de los poros y dificultan la microcirculación sanguínea que es la que nutre la fibra capilar.
  • Duerme bien, durante el sueño tiene lugar la mayor parte de la regeneración celular de los tejidos, un buen descanso se reflejará en tu piel por la mañana.