Embarazo y Lactancia

Embarazo y lactancia son estados fisiológicos en los que se producen importantes cambios biológicos y metabólicos que suponen un gran desgaste físico para la mujer y que cursan con unas necesidades de nutrientes muy específicas para conseguir una salud óptima del futuro hijo y la propia madre, así como para aliviar algunos de los trastornos más frecuentes. Green Club pone a tu disposición productos naturales para complementar tus necesidades de forma natural.

Filtros activos

Ácido Fólico

Precio 6,36 €

Garantiza la cantidad diaria recomendada de vitamina B9, necesaria para la división celular, la...

Información sobre el Embarazo y la Lactancia

Estás embarazada, una etapa maravillosa para vivirla y disfrutarla al máximo, una dulce espera en la que seguro te surgirán mil y una dudas y preguntas. El cuerpo de la mujer sufre importantes cambios durante el embarazo, los más evidentes son los cambios físicos, sin embargo, los cambios cruciales son los que tienen lugar en el interior.

Desde el momento en que estás planeando un embarazo y, por supuesto, una vez que lo has confirmado, son imprescindibles todos los controles prenatales que te indique tu médico, por tu salud y tu bienestar y por el correcto desarrollo de tu bebé.

Como ya sabemos llevar una vida saludable es recomendable siempre, pero si estás embarazada o en periodo de lactancia tienes que poner especial cuidado en tus hábitos diarios.

ALGUNOS CONSEJOS

Cuidar tu alimentación es ahora más importante que nunca, a través de los alimentos tanto tú como tu bebé obtenéis los nutrientes que ambos necesitáis para que su desarrollo se complete adecuadamente. Una dieta variada y sobre todo equilibrada, salvo prescripción facultativa no debes prescindir de ningún grupo de alimentos, ya que necesitas proteínas, hidratos de carbono y grasas saludables, así como vitaminas y minerales. Por norma general la alimentación durante el embarazo tendría que ser la misma que en cualquier otra etapa, con un incremento como máximo de aproximadamente 300 calorías más al día que si no estuvieras embarazada, sobre todo en los 3 últimos meses, con un aporte adecuado de fibra para evitar la aparición de estreñimiento y evitando el exceso de grasas y azúcares ya que no es recomendable que durante el embarazo se dispare la acumulación de kilos que luego será más difícil perder, y por supuesto está totalmente desaconsejado seguir por tu cuenta un plan de adelgazamiento durante el embarazo.

¿Y qué ocurre con las bebidas? Lo ideal es el agua mineral, mantener un correcto nivel de hidratación favorece la llegada de nutrientes a los tejidos, algo fundamental para el desarrollo de tu bebé, además te ayudará a evitar el estreñimiento, la sequedad cutánea y a eliminar toxinas. También puedes tomar leche y zumos de frutas. Si eres de las que no puede prescindir de la cafeína deberías limitar lo máximo posible su consumo, lo mismo que el consumo de refrescos por su alto contenido en azúcares. Si estás en periodo de lactancia puede que sientas más sed, es algo habitual, escucha a tu cuerpo y proporciónale la hidratación que necesita.
Y prohibidos el alcohol y el tabaco si quieres tener un embarazo plenamente saludable.

Mantente activa, la actividad física te ayudará a conservar el tono muscular, a prevenir el sobrepeso y el estreñimiento, a favorecer la circulación sanguínea y la oxigenación de los tejidos, además de sus efectos positivos sobre tu estado de ánimo.

SOBRE EL ÁCIDO FÓLICO

El ácido fólico es una vitamina hidrosoluble que interviene en importantes funciones del organismo como la formación de glóbulos rojos, la división celular y el crecimiento y renovación de los tejidos. Para la mujer el ácido fólico es especialmente importante antes de quedarse embarazada y durante el primer trimestre del embarazo, ya que el periodo de desarrollo embrionario tiene lugar al inicio del embarazo y es cuando se produce la formación y el desarrollo del tubo neural, a partir del cual se formarán el cerebro y la médula espinal, el ácido fólico desempeña un importante papel en este proceso y tomar la dosis suficiente cada día ayuda a prevenir los defectos del tubo neural y las anomalías congénitas del cerebro, la columna vertebral y las estructuras que los recubren.

Los alimentos más ricos en ácido fólico son las legumbres, los frutos secos, frutas como el plátano y la naranja, el brócoli y los vegetales de hoja verde como las espinacas, sin embargo, puede resultar difícil cubrir los requerimientos de ácido fólico durante esta etapa únicamente con la dieta. En Green Club queremos acompañarte durante tu embarazo y te ofrecemos un complemento nutricional de ácido fólico especialmente formulado para aportar la cantidad diaria recomendada y ayudarte así a cubrir las necesidades diarias de este importantísimo elemento.